Aprende con Carmen
Learn with Carmen

Expresiones con hablar

BLA, BLA, BLA…

HABLAR POR LOS CODOS / HABLAR COMO UNA COTORRA / HABLAR COMO UN LORO / HABLAR LARGO Y TENDIDO / HABLAR POR BOCA DE GANSO / HABLAR EN CHINO / HABLAR EN CRISTIANO /HABLAR DE LA SOGA EN LA CASA DEL AHORCADO, son algunas de las muchas expresiones que usamos en español con el verbo hablar. Y es que a los españoles ¡nos encanta hablar!

1. HABLAR POR LOS CODOS: Se dice cuando una persona habla muchísimo y sin pensar demasiado en lo que dice.

  • Ejemplo: Cuando bebe una caña habla por los codos y no se calla.

El origen no es cierto pero parece que cuando una persona habla mucho gesticula mucho con las manos y brazos en general, así parece que habla por los codos.

2. HABLAR COMO UN LORO Y HABLAR COMO UNA COTORRA: se dice de una persona que habla demasiado y a veces sin exponer una idea clara. Muchas veces se dice de los niños que cuando están aprendiendo a hablar repiten las palabras que oyen sin tino y sin pausa.

  • Ejemplo: En la clase de conversación Nicola y Victoria hablan como un loro y una cotorra, no paran.

3. HABLAR LARGO Y TENDIDO: hablar mucho, de muchos asuntos, extensa y claramente.

  • Ejemplo: El profesor del máster nos habló largo y tendido sobre la influencia de las redes sociales en la política actual.

4. HABLAR POR BOCA DE GANSO: se dice de la persona que repite las palabras o las opiniones de otra persona. El origen es por la costumbre que tienen los gansos que cuando uno grazna, graznan todos.

  • Ejemplo: Sara nunca tiene sus opiniones, siempre habla por boca de ganso.

5. HABLAR EN CHINO: decir cosas que nadie entiende.

  • Ejemplo: Cuando el médico me habla parece que habla en chino.

6. HABLAR EN CRISTIANO: hablar claramente.

  • Ejemplo: Cuando voy al médico siempre le digo: -Por favor, doctor, hábleme en cristiano, ¿qué es lo que tengo?

7. HABLAR DE LA SOGA EN LA CASA DEL AHORCADO: hablar más de lo que se debe o  decir algo que no se debería.

  • Ejemplo: Juan está arruinado, no tiene dinero. Ayer fuimos a su casa y Marta empezó a hablar de lo bien que le iban a ella sus negocios. Entonces yo le dije en voz baja: -Marta, no hables de la soga en la casa del ahorcado…

Aquí os dejo este ejemplo ilustrado de dos de las expresiones anteriores. Espero que os guste.