Aprende con Carmen
Learn with Carmen

En verano… ¡Ven a España! Y habla español

Hay por lo menos 50 razones por las que España es fascinante en el verano. 50 razones que explican que 82 millones de turistas invadan cada año este país para pasárselo bomba.
Vamos a ver algunas de las muchas razones para quedarse en España en verano, y por qué no, para siempre.
1. La tortilla de patatas.

Aunque la patata vino de América en el siglo XVI la tortilla de patatas es, indudablemente, española. Un manjar simple y delicioso, siempre listo, frío o caliente, que se puede encontrar en cualquier bar o restaurante español.

2. La paella.

Es el plato español más famoso en el extranjero, aunque no es fácil prepararla como es debido. Donde se puede probar con éxito este delicioso arroz es en en la costa valenciana y alicantina. Los ingredientes de la auténtica paella son: conejo, alubias blancas y arroz entre otras cosas. Pero se puede preparar una buena paella con mariscos, o sólo con carne… La mesa está servida. ¡Qué aproveche!

3. El tapeo.

Si hay una costumbre típicamente española ésta es la del tapeo, o ir de tapas,  que no es más que ir de bar en bar con los amigos para consumir un aperitivo (pequeña comida) que acompaña a la bebida (alcohólica o no). En muchas regiones de España se suele salir a comer o a cenar los fines de semana a base de tapeo.

4. El jamón.

El jamón es una delicia que hay que probar y gozar en España. La pata negra de cerdo ibérico, alimentado con bellotas y curada en las sierras de esta tierra, es lo mejor de lo mejor.

5. El chocolate con churros.

Las cosas claras y el chocolate espeso, dice un viejo refrán castellano, a ser posible con churros o porras. Tomado al amanecer, después de una noche de fiesta, es indispensable para irse a la cama con el estómago contento.

6. El flamenco.

El flamenco es una expresión artística resultante de la fusión de la música vocal, el arte de la danza y el acompañamiento musical, denominados respectivamente cante, baile y toque. Es pura magia y misterio “jondo”, cuya cuna es Andalucía. Por sí solo es una razón suficiente para venir a España o para ir a Andalucía, aunque haya que recorrer medio mundo.

7. El ligue.

Posiblemente sean los italianos los Don Juanes más experimentados en el arte de ligar. Pero también en España es una vieja institución, precedida tradicionalmente por el legendario piropo (cada vez más escaso, lamentablemente). Hoy día los que pretenden ligar no son solamente los hombres, sino también las mujeres, con todo el derecho, y desde luego, constituye un recurso ideal para los visitantes que no tienen quién les presente al rubio o a la morena esa.

8. La juerga nocturna en las calles.

Este es el último país de Europa que todavía sigue viviendo de noche en las calles, al menos durante los fines de semana y las vacaciones: la cultura española es, predominantemente, de puertas afuera. España duerme poco durante la noche veraniega, prefiere divertirse en chiringuitos, discotecas de verano y bares. En esta época del año suelen unirse a la fiesta los millones de extranjeros visitantes.

9. Los sanfermines de Pamplona.

“1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo, 4 de abril, 5 de mayo, 6 de junio, 7 de julio San Fermín, a Pamplona hemos de ir, con una media, con una media, a Pamplona hemos de ir, con una media y un calcetín”. Esta es la canción típica de una de las fiestas más antiguas que tenemos aquí, que se celebran del 7 al 14 de julio y que seducían tanto a Hemingway. Participar en los encierros es gratis y cualquier persona de más de 18 años puede correr, aunque hay que respetar una serie de normas: fundamentalmente no accedas al recorrido si te has pasado bebiendo.

10. Toros y toreros.

Despreciada por algunos, adorada por otros, la fiesta nacional es una antigua ceremonia de hace milenios que tiene parte de ritual religioso, participación colectiva, espectáculo deportivo pero, sobre todo, de arte, con un colorido extraordinario, capaz de cautivar a nacionales y extranjeros. Nada más español que los toros y los toreros, a pesar de que a mucha gente no le gusta (como a mí).

11. El mejor románico de Europa.

Hace más de un milenio los peregrinos comenzaron a trazar el Camino de Santiago, que partía de París, Vezelay, Le Puy y Arlés hasta la capital gallega. En su recorrido se edificó la mejor arquitectura románica del continente, además de dos monumentos impresionantes del gótico español: las catedrales de León y de Burgos. Al final de la ruta jacobea surgió una de las ciudades más fantásticas de la Península: la incomparable Santiago de Compostela.

12. Granada y la Alhambra.

Granada y su inigualable Alhambra, construida en el fino estilo nazarí (llamado así por la dinastía de reyes nazaritas de Granada) constituyen uno de los grandes tesoros de España. Desde 1984 la Alhambra y el Generalife son Patrimonio de la Humanidad.

13. La mayor pinacoteca del mundo.

En Madrid, el Museo del Prado es un festín para los ojos de los amantes de las bellas artes. La colección de pintura italiana del Renacimiento y de la escuela flamenca bastaría para seducir a cualquier aficionado, pero además, y sobre todo, están Velázquez, El Greco y Goya. Y no lejos de allí, en el Museo Reina Sofía, el Guernica de Picasso. También el Thyssen-Bornemisza posee una gran colección de pinturas, en especial de los impresionistas que te dejará boquiabierto. ¡Visítalos!