Aprende con Carmen
Learn with Carmen

LA SIESTA

Hoy voy a hablar de la siesta. Es una costumbre tan arraigada en España que a veces los extranjeros no pueden entenderla. Tienes que venir aquí a España y vivir como un español para disfrutar de ella.

La palabra siesta está datada del siglo XI y proviene de una de las reglas de San Benito: reposo y tranquilidad en la hora sexta. Para los romanos la hora sexta era la del mediodía, ya que ellos contaban las horas a partir de la salida del sol, por lo que la hora sexta era la del mediodía, el momento de más calor. Entonces “siesta” procede del latín “hora sexta”, la hora del mediodía.

Según San Benito, en la región de Umbría (Italia), todos los religiosos debían recostarse en la cama en total silencio para descansar y retomar energías para el resto del día. Bueno, esto no parece tan mala idea, ¿no? Esta costumbre se extendió y empezó a adoptarse en muchos otros monasterios y también la población comenzó a llamarla comúnmente “siesta”.

Por lo tanto, la siesta es una consecuencia natural debido a que después de comer los alimentos la sangre baja desde el sistema nervioso hacia el digestivo. Esto produce una somnolencia que es proporcional a la cantidad de alimentos digeridos. Es decir, que si has comido mucho tendrás más sueño y la siesta será más larga que si comes menos.

No es una buena idea visitar o llamar por teléfono a alguien entre las 14:00 y las 17:00, la hora de la siesta, ya que es el momento para descansar y reponer fuerzas para el resto del día.

Por norma general,  las tiendas y negocios familiares cierran sus puertas entre las 14:00 y las 17:00 de la tarde, especialmente en el sur donde hace mucho calor en este momento del día. Es verdad que hoy en día los horarios están cambiando en el sur de España debido al intenso calor que hace en algunas ciudades. Las tiendas allí cierran de 14:00  y abren a las  19:00 / 20:00, que es cuando el calor remite, porque durante la tarde nadie sale. Repito que esto es común en Andalucía, pero no en otras localidades de España.

Espero que vengáis algún día a España y disfrutéis de una siesta, corta o larga, eso depende de vosotros.