Aprende con Carmen
Learn with Carmen

Los signos de interrogación

Su origen se encuentra en el latín: la palabra “cuestión” viene del latín quaestio, o pregunta, abreviado como “Qo”. Esta abreviación se transformó en el signo de interrogación.

En la mayoría de los idiomas se utiliza un único signo de interrogación al final de la frase interrogativa. Por ejemplo en inglés es ■ How old are you? (=■¿Cuántos años tienes?).

Este fue el uso habitual también en español, hasta mucho después de que la segunda edición de la Ortografía de la Real Academia, en 1754, declaró obligatorio iniciar las preguntas con el signo de apertura de interrogación invertido, (¿) y terminarlas con el signo de interrogación ya existente (?) ¿Qué edad tienes? También era obligatorio para los signos de admiración (¡) y (!).

Este criterio, en realidad, no se hizo general hasta casi un siglo más tarde, ya que desde esa fecha de mediados del siglo XVIII hasta mediados del XIX la Real Academia Española no tuvo, ni mucho menos, el carácter corporativo e institucional que le iba a conceder la monarquía isabelina posteriormente. Las imprentas siguieron editando según la costumbre: ubicaban solamente un signo al final de las frases interrogativas o exclamativas.

Si los signos iniciales se extendieron en las tipografías, no se debió a que el español tuviera el problema de  no saber en qué momento empieza una frase interrogativa o exclamativa, sino que se debe al carácter forzoso que dio la monarquía a los criterios de la Real Academia de la Lengua.

La norma de los signos de interrogación y exclamación iniciales fue impuesta, simplemente, de la mano de la Gramática oficial de la institución monárquica. Una solución intermedia muy corriente consistió en utilizar los signos de apertura sólo cuando el enunciado era largo, o con riesgo de ambigüedad, pero no para las frases breves y claramente interrogativas.

  • La influencia del inglés está haciendo volver a este viejo criterio. Incluso es común que en los chat o conversaciones en línea o whatsaap en español se use solamente el signo (?) para preguntar, ya que la velocidad es uno de sus criterios relevantes. La omisión del signo ahorra tiempo al teclear, sobre todo frases breves. Esto podría no tener gran importancia debido a que se está utilizando en conversaciones informales, aunque a veces también es omitida en situaciones formales tales como informes, ensayos y en el lenguaje publicitario.

En español es correcto enmarcar una frase con la apertura de la admiración (¡) y el cierre de la interrogación (?), o viceversa, en casos que compartan claramente lo exclamativo y lo interrogativo, como ¡Estás loco? Sin embargo, la Academia prefiere el uso de ambos signos para la apertura y cierre: ¡¿Estás loco?!

¿Sabías que otras dos lenguas en que se utilizan la apertura del signo de interrogación son el catalán y el gallego? En ambos casos son opcionales y normalmente se usan en frases largas o en las que pueda haber ambigüedad.

Espero que te haya resultado interesante este post.