Aprende con Carmen
Learn with Carmen

San Juan de Sahagún

El santo patrón de Salamanca, la ciudad en la que vivo, es San Juan de Sahagún. Era un fraile que nació en Sahagún, León, pero estudió y fue ordenado clérigo en Salamanca.

Su fiesta es el 12 de junio, y en la ciudad hay distintas celebraciones, como conciertos, teatro en la calle, torneos deportivos…

San Juan de Sahagún actuó de mediador entre los dos bandos de nobles que estaban enfrentados en la ciudad: el bando de Santo Tomé y el bando de San Benito. Así, San Juan puso paz a este conflicto entre estas familias.

Dicen que realizó más de doscientos milagros, pero a mí me gustan dos de esas historias, que se recuerdan en las dos calles de Salamanca en las que ocurrieron. Una es en la calle Pozo Amarillo y otra en la calle Tentenecio.

  • En la calle Pozo Amarillo se puede ver la representación de su “milagro”. Dicen que un niño se cayó a un pozo profundo que había en esta calle y San Juan le tiró el cordón de su sotana pero no era lo suficientemente largo como para alcanzar al niño, por lo que San Juan hizo subir el nivel del agua del pozo hasta que el niño llegó arriba y pudo salir.
  • En otra ocasión, San Juan caminaba por una calle estrecha de Salamanca, cerca de la catedral y de repente se encontró de frente con un toro bravo que se había escapado y la gente estaba gritando porque era muy peligroso. Cuando San Juan lo vio le dijo “- ¡Tente necio!”, que significa: “¡Detente tonto!” (porque se supone que un animal no tiene inteligencia). Y el animal se paró y se volvió manso y de esta manera volvió a los corrales de donde se había escapado. Desde entonces esta calle se llama Tentenecio.

Lo triste de la vida de este hombre conciliador es que murió envenenado. ¡Qué pena!, ¿verdad?

Aquí tenéis dos fotos de San Juan de Sahagún que se encuentran en algunos rincones de Salamanca:

  • A la izquierda la estatua de San Juan que se encuentra al lado de la iglesia que lleva su nombre.

 

  • A la derecha una representación del milagro del Pozo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Espero que os haya gustado la historia de este hombre que es el patrón de Salamanca y parece que hizo mucho bien por la ciudad y sus habitantes.